Saltar al contenido
Naturalista De Campo

Evolución de la charca al sexto mes

Después de medio año más o menos, la evolución de la charca que hice para anfibios no podía haber ido mejor. Al principio, y como se pudo ver en las fotos que subí en la entrada de: cómo crear hacer una charca para anfibios, el agua estaba turbia, debido a que la tierra que eché al fondo estaba removida. Más tarde decantó y el agua se puso totalmente negra, debido a las flores que le cayeron de los robles en el mes de Junio. Puede ser por ésto, que al estar tan negra y no dejar pasar luz,  jamás se llegó a poner el agua verde como suele ser habitual.

Charca o estanque sin filtración

La charca cuenta con bastantes plantas acuáticas, ya que tenía claro que es un elemento imprescindible para todo estanque sin filtración artificial, eso sí, todas las plantas acuáticas son autóctonas, nada de jacintos de agua y demás especies invasoras que se pueden ver por estanques ornamentales.

Al principio, para acelerar el proceso de ciclado y filtrado, coloqué en la zona palustre, muy importante para el filtrado natural del agua, las siguientes especies: una maceta de papiros (No autóctona) dentro del agua temporalmente, en la tierra de las orillas planté pequeños trozos de rizomas de junco palustre (eleocharis palustris), nomeolvides (myosotis), berro de agua (Nasturtium officinale), Lirio (Iris pseudacorus), polígono anfibio (polygonum amphibium), ranúnculo (ranunculo).

Aunque algunas plantas aparentemente murieron, seguramente por la falta de luz debido a la turbiedad del agua, cuando finalmente comenzaron a crecer con fuerza las que quedaron en la superficie, es decir, las plantas palustres, a las cuáles no les afectaba la opacidad del agua y disponían de agua y luz suficientes, el agua comenzó a aclararse rápidamente. De hecho, ésto hizo que especies de plantas acuáticas que habían desaparecido en un principio, comenzasen a brotar con fuerza y el agua ha quedado finalmente con la claridad que puede tener un arroyo de montaña, ya que el agua de la charca ha quedado estabilizada al 100%.

A continuación podréis ver una imagen del agua nada más hacer la charca y cómo ha quedado después.

Recién hecha, el agua presentaba un aspecto muy turbio.

Agua de la charca recién hecha.

Así está la charca actualmente. Se ve que al dejar pasar toda la luz, han empezado a salir ranúnculos en la orilla. Se puede apreciar algo la vegetación de los tepes que coloqué en las orillas para fijar la tierra a los bordes con las raíces.

Fauna que coloniza el estanque o charca

Invertebrados

Lo primero que llegó a la charca fueron multitud de invertebrados acuáticos. Como por arte de magia, la charca se llenó de este tipo de fauna y de muy variados tamaños. Algunos de ellos son la pulga de agua (daphnia), notonecta (notonecta glauca) o el zapatero de agua (gerris lacustris) entre otros. A continuación dejo un vídeo de estos últimos.

Primeros anfibios

Como era de esperar, y sin saber cómo, porque la población más cercana está a 500 metros con un pueblo por medio que han tenido que atravesar, después de seis meses han llegado las primeras ranas perezzi. De momento son dos juveniles del año sólo. Aunque puede parecer una buena noticia, el principal objetivo por el que hice la charca no era el de que criasen ranas comunes, ya que este anfibio no presenta problemas de población en la península ibérica y donde está, acaba siendo demasiado numeroso, limitando la cría de otras especies más vulnerables como pueden ser el sapo partero, ya que en charcas pequeñas como ésta, consumen muchos recursos. No obstante no las he querido expulsar, ya que si llega alguna adulta puede atraer con su canto a otras especies como por ejemplo los sapos, y favorecer así su colonización.

Así está la charca en la actualidad después del primer verano con las plantas y su fauna desarrollándose. En este momento y después de una pequeña ampliación con la tela sobrante, me encuentro en proceso de naturalizar la orilla más cercana en la imagen para que quede similar ala orilla más lejana.