Saltar al contenido
Naturalista De Campo

Lobo Ibérico

lobo iberico en segovia

El lobo ibérico (canis lupus signatus), ha sido siempre un ser mítico, rodeado de un halo de misterio sin parangón entre el resto de seres que habitan el planeta. Ha estado siempre en el acervo cultural de las diferentes civilizaciones que han poblado la región holártica desde tiempos primigenios, y más especialmente, desde el primer momento en el que el hombre consiguió domesticar las primeras reses para la obtención de alimento, es decir, ese mismo momento en el que comenzó la ganadería, y que le iba a suponer pasar a ser el eterno proscrito de nuestra fauna. Perseguido hasta casi el exterminio, todavía en nuestros días, no encuentra descanso en los montes que un día le pertenecieron.

Conservación del lobo en la península ibérica.

Lobo Ibérico en esta Web

En esta web iré publicando noticias, denuncias de situaciones perjudiciales para la especie, y mis experiencias en la naturaleza con el lobo ibérico. Siempre se preservará las ubicaciones, no desvelando detalles en profundidad de ningún lobo ni ninguna manada de lobos, y siempre con un tiempo prudencial desde que se toman los datos hasta que haga alguna publicación aquí, con el fin de buscar lo mejor para la conservación del lobo ibérico.

Los lugares por los que campeo normalmente, y por lo tanto, en los que he tenido algún tipo de contacto con el lobo ibérico, es el Sistema Central, en concreto en las provincias de Segovia y Guadalajara, donde el lobo ibérico fue exterminado y todavía hoy, se le sigue persiguiendo pese a que ya se ha establecido con mayor o menor fortuna. En estas dos provincias su situación es muy diferente, siendo más numeroso y más estable en la provincia de Segovia, aunque no por ello, las poblaciones gocen de buena salud. En cambio el lobo en Guadalajara lleva intentando establecerse más de 20 años y normalmente las poblaciones que se asientan en esta región tienden a extinguirse o malviven como pueden.

Lobo Ibérico en Guadalajara

El lobo ibérico en Guadalajara cuenta con una población exigua, donde como se puede ver en esta noticia (Lobo muerto en Guadalajara en 2016), el final que corre la especie, en la mayoría de las ocasiones es la misma.

Actualmente, el lobo en Guadalajara no goza para nada de buena salud. Pese a ser una región mucho más despoblada que la de Madrid, al lobo le cuesta más establecerse por diversas causas. Y es que la alta antropización del medio natural, con actividades como la cinegética, la ganadera, o la simple presión de la masificación del campo por parte de excursionistas, hace que para el lobo sea difícil asentarse en un lugar donde encuentre la tranquilidad.

Lobo Ibérico en Segovia

En esta provincia, la especie goza de mejor salud, aunque como ya he dicho antes, eso no quiere decir que sus poblaciones sean óptimas, ya que existe el furtivismo o el riesgo de atropello, que en este último año se ha llevado por delante a varios lobos, incluso de la misma manada, haciendo que ésta pueda desestructurarse y por consiguiente, no poder valerse con la misma efectividad que cuando cuentan con todos sus efectivos.

Otro gran problema viene dado por los controles poblacionales que la propia administración lleva a cabo. Un control poblacional que carece de rigor científico, habiendose llevado en muchas ocasiones a cabo en manadas que apenas daban conflictividad con el ganado, y cuyo número de efectivos no era ni mucho menos elevado.

Lobo ibérico en Segovia
lobo ibérico

Ecoturismo del avistamiento de lobo

En los últimos tiempos, empresas que se dedican a ofertar avistamiento y formaciones sobre el lobo ibérico, han experimentado un gran auge.

Si bien puede parecer una actividad respetuosa y que vela por la conservación de la especie, en muchas ocasiones se puede convertir en una amenaza y llegar a convertirse en una actividad claramente perniciosa para el lobo, y es que no es lo mismo este tipo de actividades sobre poblaciones bien establecidas históricamente y lejos de núcleos de población grandes como puede ser la sierra de la Culebra, que hacerlas en zonas del sistema central, cuyas poblaciones de lobo suponen la periferia de su área de distribución y se encuentran además a menos de una hora de la ciudad y por lo tanto de millones de personas.