Saltar al contenido
Naturalista De Campo

Charca para Anfibios

La construcción de una charca para anfibios o una estanque para anfibios es un proyecto que tenía en mente desde hace ya algún tiempo y que finalmente este año he llevado a cabo. El motivo que me ha movido a ello, ha sido el de favorecer y recuperar las poblaciones locales, debido al fuerte declive que he notado en los últimos años, habilitando un nuevo punto de agua estable, controlado y libre de amenazas donde puedan reproducirse sin problema y así aumentar en cantidad y calidad las poblaciones locales.

Sobre el Proyecto

Han pasado ya muchos años, más de diez, en los que era frecuente que en los días muy húmedos y de mucha lluvia de la primavera, por el campo o por la carretera te ibas encontrando decenas de sapos comunes o corredores en el asfalto, algunos atropellados. Otras veces aparecían por el jardín frecuentemente, incluso se refugiaban entre los arbustos o canalones de las casas dando la sensación de que sus poblaciones se encontraban bastante saludables.

En los últimos años, y hace ya bastantes, el número de sapos y anfibios que se pueden ver en general, ora en el campo, ora en las carreteras, o donde sea, es bastante reducido. Al menos en la mi zona de actuación. Su presencia se reduce ahora a verlos en primavera en algunos puntos de agua habiendo desaparecido de otras zonas donde los solía ver de manera frecuente. Ésto es una percepción que no se basa en ningún dato científico ya que no los tengo, pero es indudable que su declive está ahí y es alarmante.

Como en la inmensa mayoría de los casos, el factor que está incidiendo más negativamente en las poblaciones de anfibios es el humano. La destrucción y desaparición de puntos de agua donde éstos criaban, abandono de los usos tradicionales del campo, uso de plaguicidas en la agricultura moderna y otros factores parece que son las principales causas del declive de los anfibios de la península ibérica y en todo el mundo.

Por todo lo anterior, me decidí a crear un estanque para anfibios o charca para anfibios en un terreno privado con el permiso de sus dueños, en el que los anfibios pudiesen criar y reforzar así sus poblaciones o incluso recuperar alguna especie que está al borde de la extinción o extinguida en la zona.

La charca que he construido es de unos 10.000 litros, mide aproximadamente 25 m2, de los que 2,5 m2 son de una profundidad de un metro para evitar que se seque rápido (aunque se puede llenar con manguera), y el resto de unos 40 cm de profundidad donde crecen plantas acuáticas y donde los anfibios podrán llevar a cabo sus cortejos y reproducirse tranquilamente. A continuación daré los datos técnicos de cómo crear una charca para anfibios, o al menos, cómo la he creado yo.

Construcción de Charca para Anfibios. Cómo hacerla

Algo obvio es el agujero que hay que hacer. Hay que ir controlando que éste esté nivelado para que no te quede una parte mucho más alta que la otra, aunque ésto es algo que siempre se puede corregir añadiendo más tierra en la parte más baja del estanque. Para medir el nivel que tendrá el agua, yo lo hice mediante una manguera fina transparente llena de agua, poniendo un extremo donde quería que llegase el nivel del agua y el otro extremo en las otras partes de la charca subiendo o bajando la manguera para que el agua que queda en su interior se nivele y nos marque hasta dónde llegará el agua.

Para que quede más claro, ya que me es bastante difícil explicarlo con palabras, dejo un enlace de cómo nivelar y construir un estanque.

Materiales

Lo primero que hay que tener claro es qué materiales vamos a usar para hacer la charca para anfibios. Aunque no voy a entrar en profundidad en cada uno de ellos, hay que saber que se pueden hacer de obra, algo que no es viable si vas a poner como es en este caso una charca en una zona de campo donde no se puede construir ni meter maquinaria. Pueden ser de PVC rígido, lo que no te permite moldearlo a tu gusto y tienes que transportarlo de una pieza, y también pueden ser de lona de PVC o de EPDM (caucho), que es lo que yo he elegido.

Las lonas de EPDM están consideradas como las mejores lonas para hacer estanques debido a su atoxicidad (no son nocivas para la fauna ni flora de la charca), son más duraderas, ya que hay balsas de riego que llevan más de 30 años con este material, permiten darle la forma que tu quieras a la charca y son muy resistentes a los pinchazos, protegiéndolas con una tela geotextil previamente colocada.

Geotextil para proteger la Lona EPDM

En el agujero que hice del estanque lo recubrí con una capa de arena de río de unos pocos centímetros. Después puse cartones, telas y mantas viejas. Luego recubrí todo esto con una tela geotextil especial antipinchazos de 200 gr/m2. Encima de todo ésto extendí la lona amoldándola bien a las paredes del hoyo dejándola algo holgada para cuando se llene no queden zonas tirantes y la lona ceda. Encima de la lona la volví a recubrir de tela geotextil para que  la lona EPDM no se perfore con las rocas y sustrato que voy a colocar encima y finalmente se procede al llenado del estanque.

geotextil en la charca para anfibios
Lámina de geotextil como protección a la lona EPDM

Acondicionamiento de la charca para los anfibios

Una vez hemos instalado la charca para anfibios, tenemos que acondicionarla, ya que estos animales necesitan que sus puntos de agua cuenten con una serie de requisitos como pueden ser, orillas suaves que les permitan entrar y salir del agua, sustrato, vegetación palustre y acuática, etc.

Lo que hice cuando tenía ya el material puesto sobre el agujero, fue poner sustrato en el fondo del estanque que facilitará la colonización de plantas acuáticas, imprescindibles en cualquier punto de agua natural para mantener su calidad y no se estropee y por tanto ayudará también a los insectos que en ella vivirán y que algunas especies de anfibios como los urodelos, se alimentan.

Lo siguiente, con el sustrato también, procedí a la creación de orillas con pendientes suaves para que los anfibios no queden atrapados en el interior de la charca y por tanto mueran ahogados. Para ésto, el piso más superficial del estanque de unos 40 cm de profundidad, lo dejé plano e incluso algo inclinado hacia afuera, ya que si se pone la lona en pendiente hacia el interior del estanque, el sustrato con el tiempo acabará resbalando y precipitándose a lo más profundo de la charca, haciendo que se colmate mucho más rápido. Lo rellené de sustrato que dejé en pendiente y sobre éste puse tepes de hierba de una pradera natural autóctona para que las raíces fijasen el sustrato.

Y así quedaron finalmente las orillas:

Orillas de la charca con tepes de hierba para sujetar el sustrato
Orilla de la charca

Llenado de la charca

Es importante que en el proceso de llenado de nuestra charca para anfibios, los bordes de la charca estén sueltos, es decir, que no estén sujetos con piedras ni tierra, ya que en este proceso, el peso del agua hará que la lona se vaya ajustando al agujero que hemos hecho y vaya cediendo y retrocediendo algo, y si tenemos los bordes sujetos y no permitimos que ceda y se vaya amoldando, ésta se rajará al quedar muy tirante por la presión.

Instalación de plantas

Este paso se puede hacer antes del llenado del estanque o después, pero es muy importante que se haga, ya que las plantas van a hacer una función imprescindible en la filtración y depuración del agua, ya que van a consumir los nitratos que se formen en el agua debido producido por la materia orgánica que caiga en el agua y por tanto evitaremos la aparición de algas haciendo que el agua no esté tan verde, aunque ésto último no es malo para los anfibios que en la charca van a reproducirse, de hecho es bueno para los invertebrados acuáticos que se alimentan de estas algas.

Enlaces donde leer sobre la creación de charcas para anfibios