Saltar al contenido
Naturalista De Campo

Sapo Corredor – Epidalea calamita

Taxonomía del sapo corredor

Nombre científico del sapo corredor: Epidalea calamita (Antes era el ‘bufo calamita’)

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Amphibia

Orden: Anura

Familia: Bufonidae

Género: Epidalea

Características del sapo corredor

Tamaño: 

Es un sapo de tamaño medio y de aspecto robusto, más compacto que el sapo común. Las medidas como en muchas especies varían según la población de la que hablemos, pero por lo general el tamaño suele ser de 9 cm como máximo en los machos y 9,5 cm como máximo en las hembras. Se ha visto que las poblaciones de sapo corredor ibéricas son de mayor tamaño que las de centro Europa. En los ejemplares de Huelva (Doñana), se ha detectado enanismo y sus ejemplares tan sólo alcanzan el tamaño de 5 o 6 cm.

Dimorfismo sexual 

Como en otros anuros, las hembras son ligeramente de mayor tamaño a los machos. Los machos tienen las patas anteriores más robustos y largos que las hembras y en la época de celo desarrollan callosidades para facilitar el acoplamiento por el método del amplexo. También presentan los machos sacos vocales bien desarrollados, tienen uno justo debajo del mentón que posee tonos rojizos o violáceos.

Extremidades

Las extremidades posteriores del sapo corredor son cortas ya que están diseñadas para caminar en lugar de saltar. Tienen 5 dedos y 2 callosidades en los metatarsos, tanto el interno como el externo. Las extremidades anteriores son muy fuertes presentando 2 tubérculos palmares y 4 dedos.

Cabeza

La cabeza tiene forma redondeada y bastante ancha. Ojos muy marcados con forma elíptica, con una pupila horizontal, iris en un tono verdoso.

Coloración

La coloración del sapo corredor puede llegar a ser muy variable, normalmente suele ser una base blanquecina, grisácea o blanca, y sobre ella unas manchas que pueden ser desde ocres, pasando por verdosas, grisáceas u oscuras. El contorno de las manchas no está muy definido por lo que son menos marcadas que en el sapo balear, una característica muy significativa a la hora de diferenciarlos.

Coloración dorsal del sapo corredor (epidalea calamita) | Foto tomada por Bernard DUPONT

Línea dorsal

Posee una línea dorsal de color amarillenta o verde claro. Esta línea cruza al animal longitudinalmente desde detrás de los ojos hasta la cloaca. Esta línea se puede apreciar desde que la larva ha acabado la metamorfosis. Hay ejemplares que carecen de esta línea.

Zona ventral

La zona ventral es blanquecina, a veces tirando a grisácea salpicada de manchas oscuras o negras.

Glándulas Parotídeas

El sapo corredor tiene la glándulas parotídeas bien marcadas dispuestas en paralelo.

sapo corredor

Cómo son las Larvas del Sapo Corredor

La longitud que tienen las larvas de sapo corredor nada más nacer, es de 0,35 – 0,5 cm, al final de su desarrollo es de 3 cm y una vez ha acabado la metamorfosis se vuelve a reducir a 1,3 cm. Tienen el espiráculo orientado a la izquierda y recto hacia atrás. La cola acaba redondeada.

El vientre de las larvas de sapo corredor es de un tono grisáceo y la zona dorsal negra o muy oscura y pueden presentar algunas manchas de color bronce. Al final de su desarrollo las larvas adquieren unas manchas oscuras, ésto se debe a que el vientre es translúcido y se transparentan los intestinos.

La distancia entre las narinas (orificios nasales), es la mitad que la distancia que hay entre los dos ojos. Una característica distintiva del sapo corredor es que posee una diastema (espacio entre dientes) central ancha en la segunda serie de dientes labiales superiores, ésto le diferencia también del sapo común.

Puesta de sapo corredor en una charca (epidalea calamita)
Puesta de sapo corredor (epidalea calamita)

Hábitat del Sapo Corredor

El sapo corredor es una de las especies de anfibios más adaptables. Es capaz de vivir en multitud de entornos, desde zonas con gran aridez, pasando por zonas muy húmedas, incluso en zonas de alta montaña por encima de los 2500 msnm donde las temperaturas son muy bajas. Pueden habitar puntos de agua naturales como lagos, lagunas, ríos, arroyos, etc… o zonas muy urbanizadas como son graveras, charcos en caminos o cultivos.Es capaz de vivir en aguas muy salobres, es decir, con mucha cantidad de sal, sus larvas pueden soportar incluso mayor salobridad que los ejemplares adultos. Pueden soportar un amplio rango de temperaturas, que van desde los 5ºC a los 44ºC y el PH del agua puede estar entre 5 y 9.

Alimentación del Sapo Corredor

La alimentación del sapo corredor es carnívora, se basa en distintos insectos y presas invertebradas a las que por su tamaño pueda dar caza. Entre sus presas más comunes se encuentran los coleópteros (escarabajos), arácnidos (arañas), lombrices o miriápodos entre otros.

La alimentación de las larvas del sapo corredor a diferencia de los ejemplares adultos es hervívora y detritívora, se basa en detritos que se acumulan en el agua y algas y microalgas que encuentran en el medio acuático. También se ha observado que los renacuajos de sapo corredor carroñean cuando tienen la oportunidad.

Canto del Sapo Corredor

Emiten potentes y continuados sonidos. Pueden emitir alrededor de 50 cantos por minuto. Los machos se juntan en época de celo en los puntos de agua con la cabeza y el cuerpo erguido sobre el agua hinchando su saco vocal, formando coros con otros machos.

Los sapos corredores emiten también otro tipo de sonidos como por ejemplo cuando un macho agarra a otro por error, el que ha sido agarrado emite un sonido característico de suelta.

Reproducción del Sapo Corredor y Fenología

La reproducción del sapo corredor es muy variable y discontinua al estar muy ligada a las condiciones meteorológicas de la zona, por su latitud y altitud.

El celo de los sapos corredores va en función de los periodos de lluvia,  por lo tanto se van a reproducir detrás de cada periodo de lluvias a lo largo de ciertos meses al año.

En la península ibérica, los sapos de la zona de levante y sur peninsular, pueden criar en los meses de otoño e incluso durante todo el invierno hasta finales de Marzo. Ésto es así debido al clima suave de estas zonas en este periodo de tiempo, al coincidir la época húmeda con la temperaturas suaves que se dan, momento que aprovecha el epidalea calamita para reproducirse.

En el centro y el norte peninsular donde los inviernos son más rigurosos y por lo tanto se dan unas condiciones más hostiles, la reproducción tiene lugar entre los meses de primavera con temperaturas más suaves, normalmente desde Marzo hasta el mes de Junio.

En las zonas montañosas de la península ibérica, por encima de los 1000 msnm el periodo reproductor del sapo corredor se estrecha mucho y solamente se limita a dos meses aproximadamente. Suele comenzar en Mayo, cuando el riesgo de heladas y temporales se ha reducido bastante y acaba en Junio.

Una vez está claro lo anterior, cuando llega la época de celo, los sapos corredores se juntan todos en sus puntos de agua habituales. Recorren grandes distancias en proporción al animal, uno o dos km incluso.

Normalmente son los machos los que esperan a las hembras en el agua con el cuerpo ligeramente erguido por encima del agua y emitiendo sonidos gracias a sus sacos vocales como antes he explicado en el canto del sapo corredor.

Los machos cantan entre 4 y 6 horas después del anochecer y los machos que más fuerte cantan y mejor están son los que tienen prioridad a la hora de la cópula con las hembras.

La cópula se produce por la técnica del amplexo y puede durar varias horas, puede ser de entre 10 y 12 horas y se suele producir fuera del agua.

Cuando se produce la puesta del sapo corredor, ésta consta de dos cordones de huevos gelatinosos de varios metros y cada puesta suele ser de media de entre 4000 y 5000 huevos, dándose casos excepcionales en los que una hembra puede poner hasta 11000.

El tamaño de los huevos es de entre 1,4 y 2 mm.

Actividad del Epidalea calamita

Es de hábitos parecidos al sapo común, es decir, su actividad es principalmente nocturna, a parte de que en lugar de desplazarse mediante saltos, se desplaza caminando.

Variabilidad de las Distintas Poblaciones

Los sapos corredores ibéricos son de mayor tamaño que los europeos y las línea vertebral no la tienen tan definida. Como ya he explicado antes, en Doñana aparece un extraño fenómeno de enanismo.

Conservación del Epidalea Calamita

Categoría global IUCN (2006): Preocupación menor (LC).

Categoría IUCN para España (2002): Preocupación menor (LC).

Distribución

Es un sapo que le gustan las zonas más áridas que al sapo común. En España se da en casi todo el territorio peninsular salvo en las regiones de clima eurosiberiano. Está presente en zonas de mucha aridez como son los Monegros. Sólo va a los puntos de agua para reproducirse en primavera, el resto del año es totalmente terrestre, de hecho, el 90% de su vida la pasa de forma terrestre.

Se reproduce en charcas muy efímeras y temporales, le hace falta simplemente charcos formados por la lluvia en pequeñas vaguadas o incluso en las rodadas de los coches en los caminos. Sus larvas soportan aguas de una elevada salinidad.

Enlaces de Interés